Abuso sexual infantil. Resumen del manual para profesionales de Save the Children. - Fernando Beltrán

Blog

Abuso sexual infantil. Resumen del manual para profesionales de Save the Children.

El informe sobre el abuso sexual infantil de Save the Children está estructurado en 7 partes:

I-INTRODUCCIÓN.

II-¿QUÉ ES EL ABUSO SEXUAL INFANTIL?

III-PREVENCIÓN DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL.

IV-TRATAMIENTO DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL.

V-ANEXOS SOBRE CONTENIDOS.

VI-ANEXOS DE ACTIVIDADES REFERIDAS AL APARTADO DE PREVENCIÓN DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL.

VII-RECURSOS, BIBLIOGRAFÍA Y EVALUACIÓN.

En la introducción:

Se explica que Save the Children es una alianza internacional de organizaciones no gubernamentales que trabaja en la promoción y defensa de los derechos de los niños. Para esta organización prevenir toda forma de violencia contra los niños es una de las obligaciones prioritarias de su trabajo. Para Save the Children el Programa de Sensibilización y Prevención del Abuso Sexual Infantil que se desarrolla desde el año 1997 es la respuesta a una necesidad social que ha sido detectada. Siendo un programa de prevención primaria cuyo objetivo es garantizar la sensibilización y formación de los agentes sociales implicados en el tema. En esta introducción se explica que la estructura del material que se presenta corresponde a la división temática de los grupos de trabajo. Existe un apartado de definición, desde el punto de vista psicológico y legal, un apartado de prevención, en donde se abordan los programas de prevención primaria, secundaria y terciaria en los diferentes ámbitos y un apartado de tratamiento, en el que se expone la intervención a desarrollar tanto con niños víctimas de abuso sexual como con menores agresores sexuales. El apartado de anexos está compuesto, por un lado, por todos los contenidos que aparecen mencionados en los distintos apartados, y que pudieran necesitar una explicación más detallada para los profesionales que no son del campo y, por otro lado, por actividades concretas que los profesionales que así lo decidan pueden utilizar para trabajar el tema con niños o con otros profesionales a su vez. Lo más importante es que el documento es un material para que un profesional que sabe poco del tema pero que se enfrenta a un caso de abuso sexual infantil tenga herramientas y conocimientos suficientes para saber reaccionar ante él.

En la parte II:

-En el punto 1 el abuso sexual infantil se conceptualiza como: un tipo de maltrato infantil, como un abuso de poder, como una cuestión sobre la sexualidad de la persona y las falsas creencias respecto a este abuso. -En el punto 2 se explica la dimensión del problema (explicando que existen algunos estudios que reflejan la incidencia del abuso sexual en las diferentes comunidades autónomas, mencionando que los datos de los que se dispone son sólo una pequeña parte de los casos que realmente ocurren, debido a las características propias del abuso, y mencionando que se deberían promover la realización de estudios de incidencia de abuso sexual infantil en las distintas CCAA. Además el abuso sexual infantil no es un fenómeno reciente, aunque en los últimos años se están registrando algunas tendencias novedosas, como por ejemplo, indicios de un incremento de los abusos cometidos por adolescentes).                                           –En el punto 3 se menciona que los sistemas micro, exo y macro son sistemas relacionales interactúan constantemente, creando una serie de circunstancias o factores que producen un riesgo o una protección real frente al maltrato infantil.                                                                                                                                   –En el punto 4, se nos habla de las variables de categorización, de las consecuencias a corto plazo (mencionando que el Síndrome de acomodación al abuso sexual infantil, tiene muchos paralelismos con el Síndrome de Estocolmo), de las consecuencias a largo plazo (físicas, emocionales, conductuales, sexuales y sociales).                                                                                                                                                                       -En el punto 5, se explican una serie de consideraciones legales en la que se mencionan los delitos sexuales tipificados en el código penal y en el que menciona que hay que fomentar la cooperación internacional en la persecución de los delitos sexuales.

En la parte III:

-En el punto 1  se dice que  todo programa de prevención debe ir dirigido a la posible víctima pero también al potencial agresor.                                                                                                                                     –En el punto 2, se explica la metodología que se debería seguir en el trabajo de prevención, mencionando algunos de los tipos de evaluación como  de necesidades, de implementación, de la eficacia, de la eficiencia, de la efectividad y de la cobertura.                                                                                                                           -En el punto 3 se explican los niveles de prevención en el ámbito sanitario, educativo, policial y judicial: primaria (intervención con población general),  secundaria (se trabaja con las llamadas “poblaciones de riesgo”),   terciaria (se trabaja cuando ya ha tenido lugar el abuso, tanto con la víctima, como con el agresor para evitar su reincidencia) y que la intervención, puede ser psicoeducativa (grupal) o terapéutica e individualizada. También en este punto se menciona que ante una sospecha de un posible caso de abuso sexual infantil deben realizarse las siguientes actuaciones: reacción a la revelación, comunicación de la sospecha a los Servicios Sociales y denuncia; además  todas las actuaciones de los profesionales deben estar guiadas por la anteposición del interés superior del niño a cualquier otro tipo de intereses. En este punto se dice que el apoyo también debe darse a la familia. Las autoridades deben garantizar el anonimato del que comunica y la protección de los servicios que denuncian y los profesionales de los servicios sociales deben evaluar la situación del niño y adoptar las medidas necesarias para garantizar la protección del menor. En el informe final el psicólogo siempre debería recomendar tratamiento o apoyo profesional al niño como medida preventiva y a su entorno.

En la parte IV:

-En el punto 1, se explica que se pretende proporcionar una guía para los profesionales que se enfrenten al problema y que las instituciones públicas deben facilitar a las víctimas el acceso a la evaluación psicológica y a las intervenciones terapéuticas adecuadas. Cuando se produce el síndrome de Hansel y Gretel, no es útil terapéuticamente señalar a un niño como agresor y a otro como víctima, ya que ambos representan el abandono y los malos tratos que han sufrido.                                                                               –En el punto 2, se mencionan los métodos de tratamiento como: a) Terapia en Grupo (frecuentemente utilizada para el tratamiento de los casos de niños más mayores y de adolescentes, en donde participa la familia) existiendo varios modelos como tradicional, estructurado, en paralelo y terapia artística. La intervención terapéutica debería contemplar no sólo el trabajo directo con la víctima o el agresor sino también con la familia y con otros grupos significativos para aquélla. b) Terapia dinámica (en ella es importante trabajar la forma de vivir la sexualidad tanto en el agresor, analizando sus pautas de conducta sexuales previas, como en la víctima, para que una experiencia así no reconfigure su patrón de relación afectiva y sexual. Además es importante trabajar la vinculación afectiva del niño). c) Terapia Familiar Sistémica (se basa en el supuesto de que el abuso sexual infantil es un síntoma de disfunción familiar y permite que en los casos de abuso no se rompan totalmente los lazos familiares. El objetivo de la intervención es modificar las relaciones familiares y no castigar al agresor o separar a la víctima con medidas que se justifiquen por sí mismas). d) También deben tenerse en cuenta los grupos de autoayuda, los educadores familiares y el tratamiento farmacológico.                                                                                     -En el punto 3, se menciona que se deben diferenciar el tratamiento a víctimas y a agresores (ya que sabe que el hecho de haber sido víctima de abuso sexual y de otras formas de maltrato supone un factor de riesgo para cometer abusos sexuales).

En la parte V:

Se mencionan el Síndrome de estrés postraumático, los trastornos psicosomáticos, las alteraciones del sueño, los desórdenes alimentarios y los trastornos disociativos.

En la parte VI:

Se mencionan entre otras, en relación con la prevención, la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, la Declaración Universal de los Derechos Sexuales, el concepto de sí mismo, la autoestima, fichas de denuncia y de puesta en conocimiento, así como una guía de actuación en caso de manifestación de abuso sexual a menores. También se mencionan técnicas para tratar las parafilias,  de resolución de problemas, de reducción de ansiedad, y el ideario de la Asociación Internacional para el Tratamiento de Agresores Sexuales. Por último se mencionan el abuso sexual y la diferencia entre éste y otros contactos físicos,  estrategias para la autoprotección, para el conocimiento del propio cuerpo, etc.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *